EL VIAJE ” Europa tras el Cristal “

Anuncios

¿Por qué los flamencos son rosas?

Según varios mitos, el fénix es un ave fabulosa que, tras arder bajo el fuego, resurge de sus propias cenizas. Cada 500 años renace para empezar de nuevo un ciclo interminable. Es de gran tamaño, de pico y garras fuertes y con un plumaje de colores entre el amarillo y el rojo incandescente. Los primeros naturalistas, por su envergadura y fuerza, lo compararon con las águilas, Carl Linnaeus, por su esplendor, lo relacionó con los flamencos. El nombre científico Phoenicopterus ruber significa “alas rojas de Fénix”, y su nombre común proviene de “flama”, es decir, llama. Si existen aves mitológicas, estas son, sin duda alguna, los fogosos flamencos.

LAGUNA GRANDE VILLAFRANCA DE LOS CABALLEROS TOLEDO

LAS TABLAS DE DAIMIEL “BOSQUE DE TARAY”

Taray (Tamarix gallica, Tamarix canariensis). El taray especie representante de las familia de las tamaricáceas, debido a las duras condiciones de salinidad y periodos de inundación, es la única especie arbórea que se encuentra dentro del humedal.
Árbol de hoja caduca cuya hoja torna en rojizos durante el otoño, su tronco adquiere con el tiempo unas formas caprichosas, el Taray se encuentra formando bosques periféricos en las orillas de las islas y riberas de los ríos, localizándose en zonas que ocasionalmente pueden estar encharcadas, un claro ejemplo es el bosque de la Isla del Pan, con grandes ejemplares centenarios.

POLVORÍN DE VILLAFRANCA DE LOS CABALLEROS

POLVORÍN DE VILLAFRANCA DE LOS CABALLEROS Esta construcción data de principios del Siglo XX, y se usó en la guerra civil española, lo que se puede apreciar son túneles y cámaras hechas a pico, donde se puede ver la marca del cincel perfectamente, es decir, que pocas máquinas trabajaron allí, en una roca enorme, y que tiene diversas chimeneas y troneras, así como los restos de lo que sería una garita de vigilancia, en un paraje que como no sepas que está ahí, pasas de largo perfectamente, suponiendo que eso, es precisamente el efecto que querrían conseguir quienes lo construyeron….

HORMIGAS VOLADORAS

La mayoría de las hormigas no tienen alas. Aun así, en algunas ocasiones del año, observar enjambres de hormigas voladoras se convierte en algo habitual. Estas hormigas voladoras, suelen ser llamadas aladas, enjambres o reproductoras. Las hormigas voladoras tienen una antena articulada, una cintura delgada, estrechada hacia el tórax y las alas traseras son más pequeñas que las delanteras. Esto ayuda a distinguirlas de otros insectos voladores, como las termitas. Las termitas voladoras tienen antenas rectas, cintura ancha y alas iguales en longitud.

EL BASTO

El relieve llano de la Mancha sólo se ve alterado por algunas estribaciones de los Montes de Toledo, en las que destaca el Monte Basto, de 1.134 m de altura. La línea por la unión de vértices geodésicos llamados “Juego de Bolos” y “Carbonera” de una longitud de 14.662 m. fue la primera para la medición de la altitud de España y Norte de África, creada en 1853.

QUEIMADA

La queimada es una bebida alcohólica de la tradición gallega y propia de su gastronomía.

Queimada en preparación.

Se le atribuyen facultades curativas y se afirma que, tomada tras la pronunciación del conjuro, funciona como protección contra maleficios, además de mantener a los espíritus y demás seres malvados alejados del que la ha bebido

ORIGEN

Los orígenes de la bebida son desconocidos. Popularmente, a la queimada se le atribuyen orígenes celtas, pero, según afirmó en 1972 el catedrático de prehistoria de la U.S.C.Carlos Alonso del Real  esto sería imposible,ya que la destilación del  aguardiente en Galicia no puede ser anterior a la introducción del alambique  (de origen árabe) a partir de los siglos XII o XIII, ya en la Edad Media . Asimismo, siempre según Alonso del Real,el azúcar de caña, uno de sus ingredientes fundamentales, también lo introdujeron los árabes en la península ibérica (la difusión de su equivalente de remolacha es muy posterior, correspondiendo a las Guerras Napoleónicas). Esto le llevó a atribuirle orígenes medievales a la bebida.

Posteriormente, el antropólogo Xosé Manuel gonzález , afirma que el consumo de aguardiente  —normalmente sin quemar— era habitual en la Galicia rural tradicional, donde tenía fama como medicina contra el catarro y que en un momento dado —que él sitúa en torno a los años 1950— gallegos residentes en el exterior empezaron a tomar esta bebida en las fiestas o después de las comidas. En reuniones de este tipo habría surgido la costumbre de acompañar el consumo de la queimada de conjuros compuestos ex-profeso para el momento. Esta costumbre se difundió tan rápidamente que ya en 1955 el alfarero mindoniense tito Freire  , creó los recipientes de barro cocido, con forma de tartera y patas en los que se suele preparar habitualmente.